¿Es obligatorio contratar un seguro deportivo para la práctica de deporte?

No Comments

Empezamos nuestro artículo mostrándoos un hecho irrefutable en el que están de acuerdo todos los expertos: realizar deporte de forma regular es bueno para la salud; quedando fijado como tiempo óptimo unos 150 minutos de ejercicio a la semana, aunque puede variar dependiendo de cada persona. Independientemente del tiempo que invirtáis a vuestra práctica deportiva, en el artículo de esta semana queremos centrarnos en la obligatoriedad o no que tienen los deportistas en contratar un seguro deportivo a la hora de realizar deporte.

La práctica deportiva, como actividad eminentemente física, que se desarrolla en distintos espacios e instalaciones, conlleva el riesgo de sufrir accidentes. Los organizadores de eventos deportivos deben tener en cuenta que son múltiples los factores que deben controlar para evitar que los participantes, los espectadores o los trabajadores implicados sufran daños personales o materiales. A su vez, los propietarios de las instalaciones deportivas van a ser responsables de su estado de conservación y de su adecuado mantenimiento para evitar daños a sus usuarios.

La responsabilidad civil supone que toda aquella persona que por acción u omisión cause daño a un tercero, interviniendo culpa o negligencia, tiene la obligación de reparar los perjuicios ocasionados mediante la recuperación o sustitución del bien dañado y/o de indemnizar económicamente el lucro cesante, el daño emergente y los daños morales. La referida obligación puede tener un origen contractual o extracontractual, en función de la existencia o no de un vínculo jurídico previo (contrato) entre el causante del daño y el perjudicado.

Aunque no existe una normativa específica que regule la obligación de asegurar los referidos riesgos, cada vez es más habitual encontrar normas que exigen la contratación de un seguro de responsabilidad civil que cubra los daños derivados de las actividades físico-deportivas.

Como deportistas, ¿es obligatorio contratar un seguro deportivo?

Para aquellos deportistas denominados ocasionales  y/o de forma recreativa, es decir, aquellos que salen a correr, a montar en bici, a jugar al tenis, al pádel o a hacer senderismo, etc., de una a tres veces a la semana y están sin federar, la ley del deporte NO les obliga a la contratación de un seguro deportivo, (aunque sí es recomendable).

En todo caso,  la Ley obliga a contratar un seguro deportivo cuando se compita con vehículos a motor o embarcaciones y también cuando la práctica acuática implique la utilización de vehículos que realicen actividades de turismo activo, para practicar buceo (tanto recreativo como deportivo), para la caza y también para la pesca.

Por otro lado, es obligatorio también contratar un seguro deportivo para la celebración de competiciones deportivas, en aquellos espectáculos públicos de exhibición y para todos aquellos voluntarios que participen en el mismo. En las normativas deportivas  autonómicas, con carácter general,  se  está exigiendo que los participantes, en todas las competiciones deportivas, y no solo en las oficiales, tengan asegurada la cobertura de accidentes deportivos, evitando así su desprotección.

La especificidad de los riesgos que conlleva la práctica del deporte de competición en determinadas modalidades y la necesidad de garantizar un marco de seguridad sanitaria alrededor de dicha práctica motivaron la inclusión en la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, de una prescripción, contenida en su artículo 59.2, señalando la obligatoriedad para todos los deportistas federados, que participen en competiciones oficiales de ámbito estatal, de contratar un seguro deportivo que cubra los riesgos para la salud derivados de la práctica de la modalidad deportiva correspondiente.

Para ello, los seguros que suscriban, en su condición de tomadores del seguro, las Federaciones deportivas españolas o las Federaciones de ámbito autonómico integradas en ellas,  para los deportistas inscritos en las mismas, que participen en competiciones oficiales de ámbito estatal, cubrirán, en el ámbito de protección de los riesgos para la salud, los que sean derivados de la práctica deportiva en que el deportista asegurado esté federado, incluido el entrenamiento para la misma, y ello en los términos de los artículos 100, 105 y 106 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, y con arreglo, como mínimo, a las prestaciones que se detallan en el anexo del citado  Real Decreto.

Si tu intención es la organización de un evento deportivo, te recomendamos leer nuestros artículos que tratan sobre las “Autorizaciones y normativa aplicable para la organización de eventos deportivos I” y Autorizaciones y normativa aplicable para la organización de eventos deportivos II”

Y si eres un deportista profesional, ¿debes contratar un seguro deportivo para la práctica deportiva?

El deportista profesional es quien por virtud de una relación establecida con carácter regular, se dedica voluntariamente a la práctica del deporte por cuenta y dentro del ámbito de organización y dirección de un club o entidad deportiva a cambio de una retribución.

En este caso , si el deportista es federado, la Ley 10/1990 del Deporte sí obliga a contratar un seguro deportivo, en virtud de su artículo 59.2 antes citado : “Con independencia de otros aseguramientos especiales que puedan establecerse, todos los deportistas federados que participen en competiciones oficiales de ámbito estatal deberán estar en posesión de un seguro obligatorio que cubra los riesgos para la salud derivados de la práctica de la modalidad deportiva correspondiente…

Por tanto, la Ley obliga aquellos deportistas que se encuentren federados, dispongan de los seguros deportivos que correspondan.

Y a los clubes deportivos, ¿se les exige contratar un seguro deportivo?

Será obligatorio el seguro de responsabilidad civil para el ejercicio de aquellas actividades que legalmente se determinen. No siempre se exige la obligatoriedad legal de disponer de seguro, pero siempre será la decisión más acertada y conveniente la de disponer de un seguro de Responsabilidad Civil.

Los daños que se causen los deportistas entre sí, como consecuencia de su participación en cualquier actividad deportiva lícita, por regla general y salvo excepciones, no generan responsabilidad indemnizatoria. Si quieres saber más sobre este asunto puedes echar un vistazo en nuestro blog donde tratamos ante quién deben responder los deportistas que causan una lesión deportiva a otros deportistas.

En diversas Comunidades Autónomas existe normativa que ya  establecen la responsabilidad de los organizadores de espectáculos o de los propios profesionales del deporte. Dicha legislación autonómica obliga a que la explotación y gestión de centros deportivos, la organización de competiciones deportivas y  actividades deportivas de ocio, y la prestación de servicios deportivos estarán sujetas a la obligatoria suscripción de un contrato de seguro de responsabilidad civil por los daños que pudieran ocasionarse a los participantes, incluidos daños a terceros, o consumidores o usuarios de los servicios deportivos, como consecuencia de las condiciones de las instalaciones o la prestación de actividad deportiva.

El artículo 51 del Real Decreto 2816/1982, de 27 agosto, que aprueba el Reglamento General de Policía en Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas establece que las empresas organizadoras de espectáculos vendrán obligadas a responder de los daños que se produzcan a los que en él participen o lo presencien, o a otras personas, siempre que sean imputables por imprevisión, negligencia o incumplimiento de las obligaciones.

En consecuencia, nada impide que las entidades deportivas, entre ellas los clubes, puedan ser responsables civilmente.

El artículo 15 de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación, que es de aplicación a los clubes deportivos, establece que “Los miembros o titulares de los órganos de gobierno y representación, y las demás personas que obren en nombre y representación de la asociación, responderán ante ésta, ante los asociados y ante terceros por los daños causados y las deudas contraídas por actos dolosos, culposos o negligentes.

Se responderá civil y administrativamente por los actos y omisiones realizados en el ejercicio de sus funciones, y por los acuerdos que hubiesen votado, frente a terceros, a la asociación y a los asociados. Cuando la responsabilidad no pueda ser imputada a ningún miembro o titular de los órganos de gobierno y representación, responderán todos solidariamente, a menos que puedan acreditar que no han participado en su aprobación y ejecución o que expresamente se opusieron a ellas”.

Las personas jurídicas son responsables civilmente por los delitos que hayan cometido sus empleados o gestores en el desempeño de sus obligaciones.

La responsabilidad civil en las entidades deportivas con o sin ánimo de lucro se trasladará a los dueños o directores por los daños causados por sus dependientes en el desempeño de sus funciones (artículo 1903.4 del Código Civil).

El artículo 120 del Código Penal establece: “Son también responsables civilmente, en defecto de los que lo sean criminalmente, las personas jurídicas por los delitos que hayan cometido sus empleados o dependientes, representantes o gestores en el desempeño de sus obligaciones o servicios”.

Ello no impedirá que los directivos, voluntarios o trabajadores de entidades deportivas que organizan actividades o gestionan instalaciones que causen, por su negligencia, daños a terceros, puedan soportar acciones de repetición de las entidades a las que pertenecen que hayan abonado las indemnizaciones a los perjudicados.

¿Y a los  técnicos deportivos se les exige contratar un seguro deportivo obligatorio?

Los técnicos deportivos ( profesor de educación física, director deportivo, entrenadores y monitores)  tienen unos riesgos implícitos a su actividad derivados de los contenidos que imparten, el material utilizado, su técnica de enseñanza o entrenamiento, la adecuación del nivel de intensidad de la actividad a las características de los alumnos, la posesión de la titulación exigida, etc. Por lo tanto, van a ser responsables de los daños que sufran los alumnos o deportistas a su cargo y de los daños causados a terceros por las personas o cosas que estén a su cargo. Si se encuentran federados dispondrán del seguro obligatorio deportivo, accidentes, establecido por la normativa deportiva general.

Con carácter general, para el  ejercicio de las profesiones reguladas por las leyes deportivas, se  precisará la previa suscripción del oportuno seguro de responsabilidad civil que cubra la indemnización por los daños que se causen a terceros con ocasión de la prestación de los servicios profesionales que realicen. Tal requisito no será exigible a las personas profesionales vinculadas con la Administración Pública mediante una relación de servicios regulada por el Derecho Administrativo o Laboral.

Este seguro tampoco será obligatorio en el caso de que la actividad profesional se ejerza exclusivamente por cuenta de otro que ya tenga asegurada la cobertura por los riesgos de la actividad que comprende el ejercicio de la profesión. Tampoco será obligatorio para aquellos titulados de Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte o título equivalente que estén dados de alta como ejercientes en su colegio profesional, siempre y cuando este último cuente con un seguro colectivo de responsabilidad profesional.

El ejercicio de las profesiones deportivas  reguladas por la ley podrá realizarse a través de sociedades profesionales, de acuerdo con lo establecido por la normativa vigente. Dicha prestación podrá realizarse con arreglo a cualquiera de las formas societarias previstas en las leyes y cumpliendo con los requisitos establecidos en la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de sociedades profesionales, y sus normas de desarrollo. Dichas sociedades  profesionales estarán sometidas a las mismas obligaciones que la presente ley establece para quienes realicen las funciones o actividades asignadas a las profesiones reguladas en el ámbito del deporte.

Si tienes dudas, contacta con nosotros, somos abogados expertos en derecho deportivo.

 

Your Thoughts

Responsable del tratamiento: ABOGADOS HERNANI S.L.P.

Datos de contacto: ABOGADOS HERNANI S.L.P. Calle Edgar Neville, 16 5º B, 28020 Madrid, España. Teléfono:  915560006 Fax: 914178524 Email: info@abogadoshernani.com.

Base para el tratamiento: Consentimiento del titular de los datos.

Tratamiento que requiere su consentimiento: Remisión de información sobre las actividades de   ABOGADOS HERNANI S.L.P.  así como de comunicaciones comerciales vinculadas a sus productos y servicios.

Destinatarios: No se cederán los datos a terceros ajenos.  Sus datos se conservarán hasta que usted nos solicite que desea dejar de recibir informaciones de ABOGADOS HERNANI S.L.P.

Derechos: Usted, puede ejercer sus derechos de transparencia, información, acceso, rectificación, supresión o derecho al olvido, portabilidad, limitación y oposición al tratamiento de la información que le concierne y autoriza a formar parte de los tratamientos de datos personales llevados a cabo por  ABOGADOS HERNANI S.L.P.

Los derechos precitados podrán hacerse efectivos ante  ABOGADOS HERNANI S.L.P. , en la dirección postal y en las direcciones de correo electrónico antes señaladas, si bien, en el encabezamiento se deberá añadir el título "protección de datos"  y en la  comunicación deberá acompañarse de una fotocopia del DNI, por tratarse de un derecho personalísimo. No obstante, existen formularios a su disposición para ejercitar tales derechos.

Usted tendrá, asimismo, el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control como es la Agencia Española de Protección de Datos, por un tratamiento ilícito relativo a sus datos personales.