¿Cuál es el impacto del Brexit en el deporte? Hablemos del fútbol (I)

No Comments

Aprovechando que hace unas semanas publicamos un artículo donde explicábamos “Cómo afecta legalmente la DUI de Cataluña en las competiciones deportivas”, no queríamos dejar de lado la repercusión y los posibles efectos que derivarán del impacto del Brexit en el deporte, tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

Tras el resultado favorable al Brexit (acrónimo de las palabras inglesas Britain y Exit) obtenido en el Reino Unido, ha sido activado el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que prevé un mecanismo para la retirada voluntaria y unilateral de un país de la Unión Europea, a través del cual se inicia un proceso formal de negociación con Bruselas con el fin de abandonar la UE. Este acontecimiento supone un hito histórico ya que, desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa firmado en diciembre de 2007, es la primera vez que uno de los estados miembros expresa su deseo de abandonar la comunidad política europea.

El Brexit ha generado una enorme repercusión, pues se trata de la salida de uno de los países más fuertes a nivel económico dentro de la Unión Europea. Los compromisos adquiridos a lo largo de la existencia de la UE por el Reino Unido hacen que las negociaciones con Bruselas se presenten complicadas. La salida está prevista para marzo de 2019, por lo que el mundo del deporte ha de estar atento a los posibles acuerdos bilaterales alcanzados entre ambas, ya que el impacto del Brexit en el deporte puede ser importante.

¿Cuál es el impacto del Brexit en el deporte?

La pérdida de la condición de miembro por el Reino Unido afectará tanto a sus deportistas nacionales, que perderán el estatus de comunitarios, como a los deportistas comunitarios que deseen competir en el Reino Unido. En este sentido, vamos a comenzar realizando un análisis general del impacto del Brexit en el deporte y las posibles consecuencias derivadas, empezando por el deporte rey a nivel europeo: hablemos del fútbol.

Premier League y jugadores del Reino Unido jugando en países de la UE

El impacto del Brexit en el ámbito deportivo futbolístico, como ya hemos explicado anteriormente, dará lugar a que los jugadores nacionales del Reino Unido perderán el estatus de comunitarios tras la salida de su país de la Unión Europea. Los futbolistas son también trabajadores, aunque puedan establecerse regulaciones especiales por razón de la actividad que desempeñan.

Actualmente, dentro del marco de la unión europea, el Tratado de Funcionamiento dispone en su art. 45 la libre circulación de trabajadores, principio que a su vez ha sido desarrollado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y por el derecho derivado dentro de los ordenamientos nacionales.

Los trabajadores nacionales del Reino Unido, salvo firma de acuerdo bilateral, verían suspendida dicha libertad, por lo que únicamente podrían trabajar dentro de la UE siempre y cuando posean el permiso de trabajo correspondiente, expedido por el órgano competente del país donde radique el club al que van a prestar sus servicios.

¿Qué sucederá con los jugadores comunitarios respecto a los clubes británicos?

Según han afirmado varios expertos, la salida de la Unión Europea no tendría carácter retroactivo, por lo que ninguno de los futbolistas comunitarios que actualmente juegan en algún club de la Premier League o de divisiones inferiores vería peligrar su permanencia en la liga. Ahora bien, en caso de que dicha salida se aplicase con efectos retroactivos, aquellos jugadores que, amparados por el art. 45 TFUE accediesen a un puesto de trabajo dentro de clubes ingleses, galeses, escoceses o norirlandeses, tendrían que regularizar su situación solicitando el permiso de trabajo correspondiente.

Actualmente, en relación a los jugadores extra-comunitarios, la Federación Inglesa de Fútbol no discrimina por la nacionalidad del jugador, sino que se establece un sistema por el cual los jugadores que no provengan de países miembros de la UE han de recibir el correspondiente permiso para poder jugar para equipos británicos. La FA exige que el jugador haya disputado al menos el 30% de los partidos internacionales con su selección durante los dos años anteriores (un año si son menores de 21 años) a la solicitud del permiso si su selección se encuentra entre los puestos 1-10 del ránking FIFA, el 45% si se encuentra entre los puestos 11-20, el 60 % si se encuentra entre los puestos 21-30 y el 75% si se trata de selecciones entre el puesto 31 y el 50.

En caso de no cumplir con los criterios establecidos por no haber participado con su selección en los términos previstos, se ha de solicitar el permiso y será un órgano compuesto por tres personas, uno de ellos jurista, el que decida sobre la concesión de este o no, siempre atendiendo a “la experiencia y el valor” del jugador que lo solicita.

Por otro lado, los clubes británicos quedarían fuera de cualquier posibilidad de competir con clubes comunitarios a la hora de fichar a jóvenes promesas. El Reglamento sobre el estatuto y la transferencia de jugadores FIFA establece en el art. 19 la prohibición de fichar jugadores cuando no hayan alcanzado la edad de 18 años. Ahora bien, dicho artículo prevé tres excepciones, dentro de las cuales podemos observar que, si la transferencia se produce dentro de la Unión Europea o el Espacio Económico Europeo, se podrá efectuar la transferencia si el menor hubiese alcanzado la edad de 16 años.

Previsiblemente, salvo pacto en contrario entre las partes involucradas, el Reino Unido quedará fuera del Espacio Económico Europeo, por lo que no se cumplirían las previsiones del art. 19 y perderían la posibilidad de competir por jugadores cuya edad sea inferior a 18 años.

¿Cómo afectará a las competiciones europeas de Champions League y Europa League?

En los torneos organizados por la UEFA, la participación de los jugadores no está ligada a la concurrencia de ningún requisito en concreto, salvo que los jugadores estén correctamente inscritos en la federación nacional del club que participa en la competición, atendiendo a las reglas de ésta y sus leyes nacionales.

Será, por tanto, la inscripción en las federaciones nacionales la que posibilitará a los jugadores a participar en competiciones europeas. Una vez inscritos, siguiendo las premisas anteriormente explicadas, la UEFA, si estos han sido inscritos en tiempo y forma en las respectivas competiciones, no podrá privar a estos de participar, sean o no comunitarios, atendiendo a sus propias normas.

Las últimas informaciones sobre las negociaciones Bruselas-Londres parecen indicar que, aquellos ciudadanos Europeos que se trasladen al Reino Unido, y viceversa, antes del día 29 de marzo de 2019, tendrán sus derechos protegidos más allá de dicha fecha y, aunque no cuenten con permiso de residencia permanente, podrán regular su situación con posterioridad. Dicho lo anterior, aquellos jugadores que fichen por clubes británicos antes del día 19 de marzo de 2019, no tendrán ningún problema, las dudas vendrán con aquellos que firmen con posterioridad, dado que habrá que estar a lo acordado por las partes y a lo explicado con anterioridad. El impacto del brexit en el deporte aquí parece menor.

Os aconsejamos que estéis atentos a nuestro próximo artículo donde seguiremos la línea marcada de éste, tratando el impacto del Brexit en el deporte, analizando cómo afecta a otra serie de deportes.

Your Thoughts