¿Cómo debes actuar para cobrar un seguro de vida? Parte I

No Comments

Somos  muchas las personas que hemos contratado seguro de vida  con el fin de que  nosotros o nuestros familiares podamos ver  cubiertas sus necesidades económicas  en el caso de fallecimiento o invalidez absoluta ; y para ello  una póliza de seguro de vida es una de las mejores medidas de protección patrimonial para la familia. Y es que, se calcula que aproximadamente un 10% de los seguros de vida (defunción) no se cobran por desconocimiento. Cuando estamos ante estas duras y dramáticas  condiciones, ¿cómo hay que actuar para cobrar un seguro de vida?

Cómo cobrar un seguro de vida por fallecimiento

El primer paso es confirmar qué pólizas aseguraban a un familiar fallecido y quiénes son los beneficiarios. El Registro de Contratos de Seguros de Vida (Ministerio de Justicia) nos ofrece estos datos. No obstante, la solicitud para consultar los datos no se podrá presentar hasta pasados 15 días del fallecimiento. Este organismo expedirá un certificado en un máximo de siete días.

Deberás dirigirte a la aseguradora correspondiente para la solicitud del cobro. La gestión inicial es obtener un certificado de defunción en el Registro Civil.  Para ello, hay que notificar, por escrito, el fallecimiento a la aseguradora en un plazo máximo de siete días. Se trata de una notificación previa para cumplir con los plazos y formas y, así, ganar tiempo para preparar la documentación restante.

Cada aseguradora tiene su protocolo de actuación pero los documentos más habituales que te solicitarán son:

  • Certificado de defunción.
  • La póliza de seguro de  vida.
  • Certificado de nacimiento del asegurado o el DNI.
  • Certificado del Registro de Actos de Última Voluntad y copia del último testamento o declaración notarial de herederos.
  • Certificado de matrimonio, en caso de que seas cónyuge.
  • Identificación de los beneficiarios (por ejemplo, libro de familia en caso de que seas hijo).
  • Liquidación y carta del pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.
  • En caso de  haber ocurrido un accidente: diligencias judiciales, atestado y autopsia.

La aseguradora podrá solicitar todo tipo de información y documentos complementarios que le permitan valorar si procede el pago de la indemnización (capital asegurado). Además, es probable que tras la entrega , la compañía otorgue un adelanto, denominado importe mínimo (para gastos del sepelio e impuestos). La aseguradora, por ley, dispone de hasta tres meses desde la notificación del siniestro y la entrega de toda la documentación para efectuar el pago.

Para el cobro, generalmente, las aseguradoras suelen ofrecer tres vías: 

  1. en un pago único, 
  2. como una renta vitalicia (se estima la esperanza de vida del beneficiario y el capital se divide en cuotas mensuales) o 
  3. como una renta temporal (durante unos años).

Uno de los requisitos indispensables para la indemnización es aportar el documento de resolución de invalidez de un organismo oficial

Cómo cobrar un seguro de vida por incapacidad absoluta

Si en la  póliza de vida tenemos incluida la cobertura de incapacidad o invalidez permanente absoluta (IPA) y, desgraciadamente, ocurriera un incidente y tuviéramos que acogernos a la indemnización, los trámites son un poco más complejos.

Requisito indispensables para la indemnización es aportar el documento de resolución de invalidez de un organismo oficial (como el  INSS). El posible obstáculo es cuando en dicha resolución se indica que la invalidez es revisable. La comprobación y determinación de la incapacidad se efectuará por parte de la aseguradora -después de la presentación del certificado médico-. Si no hubiera acuerdo  entre la compañía y el asegurado sobre si la invalidez es absoluta y permanente, se someterá a la decisión de peritos médicos.

En este caso, los beneficiarios deberán de presentar los siguientes documentos:

  • Certificado de nacimiento.
  • DNI, pasaporte, tarjeta de residencia o NIF.
  • Certificado del médico (causas y evolución de la enfermedad o lesión que ha producido la invalidez).
  • Una vez recibidos los anteriores documentos, la aseguradora deberá pagar dentro de los cuarenta días a partir de la recepción de la declaración del siniestro o de la fecha del vencimiento del contrato.

¿Qué impuestos aparecen al cobrar un seguro de vida o invalidez?

Las aseguradoras no permiten cobrar ningún seguro por fallecimiento si antes no se justifica el pago del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.  Para atenuar esta norma y poder acceder a esa indemnización sin esperar la tramitación de la herencia, las Comunidades Autónomas (las que lo gestionan) permiten realizar una autoliquidación parcial del impuesto por el valor de la póliza.

En el caso de cobrar un seguro de invalidez, es conveniente reservar -de lo percibido- el dinero correspondiente para el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): la tributación del seguro en el ejercicio fiscal siguiente. Fiscalmente hablando, los seguros de vida reciben un tratamiento diferente si el importe del seguro va a ir a parar al propio tomador, es decir, tomador y beneficiario son la misma persona. Un ejemplo sería una invalidez, situación en la que el tomador es quien va a recibir el capital asegurado. Aquí se tributará como rendimientos de capital mobiliario.

En el caso de que el tomador del seguro muera y los beneficiarios designados reciban el importe correspondiente, tendrán que declararlo de acuerdo con el impuesto de sucesiones. Hay una excepción y es cuando el capital de ese seguro de vida se abona cargándolo a la sociedad de gananciales de una pareja y el beneficiario va a ser el cónyuge de quien ha fallecido; aquí la mitad va al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el otro cincuenta por ciento, al impuesto de sucesiones.

Si se da el primer caso, que el tomador del seguro sea también el beneficiario, se tributa como hemos señalado, como rendimiento del capital mobiliario, y dependiendo del importe recibido como capital, se pagará a Hacienda entre el 19% si ha sido inferior a los 6.000 euros hasta el 23% si la cantidad ha sido mayor de 50.001 euros. Para calcularlo, se tiene en cuenta la diferencia entre las primas abonadas en el ejercicio en que se va a percibir la prestación y el capital recibido.

Si hablamos del segundo caso, en que el tomador ha fallecido y son sus beneficiarios designados quienes se hacen cargo del capital, hay que ceñirse al impuesto de sucesionesEste es un impuesto que varía dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que resida el fallecido y también depende del grado de parentesco que tengas con quien ha fallecido.  Hay Comunidades en las que esta prestación tiene exenciones sobre la tributación, como en Navarra, Cantabria o el País Vasco, entre otras y en algunos casos, para prácticamente todas las Comunidades Autónomas, la exención se aplica con ciertos límites de cantidad.

Si es un hijo del fallecido, menor de 21, cuenta con reducción máxima para una base imponible determinada y una reducción adicional en esa base imponible del 100% de las cantidades recibidas, también con un límite.  

Si es el cónyuge, un hijo mayor de 21 o un ascendiente el beneficiario del seguro de vida, tiene estas mismas reducciones, pero lo que varía son las cantidades de la base imponible. De la misma manera, esto también se produce cuando el beneficiario tiene una minusvalía, ya que las reducciones cambiarán de acuerdo con el grado de esta: si está entre el 33 y el 65%, o por encima de este último.

Siempre hay que informarse bien, porque aparte de las diferencias entre unas y otras Comunidades, en algunas también se permite una reducción de la base imponible hasta de 100.000 euros y bonificaciones de hasta el 75% si los beneficiarios son hijos, padres, cónyuge o personas con alguna discapacidad. El día que fallece el asegurado es cuando se produce el devengo de este impuesto de sucesiones; hay que saber que esta manera de tributación se aplica cuando todo el capital se recibe en un solo pago.

Estad atentos a nuestro próximo artículo acerca del seguro de vida, profundizaremos más el tema de los seguros atendiendo a los plazos y ventajas con ejemplos prácticos acaecidos en nuestro despacho.

Desde Abogados Henani  te ayudamos a que conozcas todos los trámites y plazos necesarios para poder cobrar un seguro de vida o de invalidez absoluta.  Si tienes alguna duda, estamos encantados de resolvértela. Ponte en contacto con nosotros a través del formulario.

Your Thoughts